• Imprimir

Una nueva Guía con recomendaciones para los intensivistas podría incrementar la donación en un 10%

En el documento han trabajado expertos de la red de coordinación de trasplantes e intensivistas de diferentes hospitales

11/12/2017 10:12
UCI

Imagen de una Unidad de Cuidados Intensivos

  • Según el estudio ACOORD-España el 39% de las personas fallecidas por daño cerebral catastrófico en los hospitales españoles lo hace fuera de la UCI, la mayoría sin que se haya considerado la posibilidad de donación.
  • Los Cuidados Intensivos Orientados a la Donación se fundamentan en el respeto a la autonomía y a los valores morales y éticos que han guiado la vida del paciente.
  • En la actualidad, se estima que el 24% de los donantes son personas ingresadas en una UCI con el objetivo de incorporar la opción de la donación en los cuidados al final de la vida.

Convertirse en donante efectivo de órganos no es fácil. En los países desarrollados sólo entre el 1 y el 3% de las personas que mueren en un hospital, acaban siendo donantes de órganos. El posible donante tiene que fallecer en una UCI, donde se dan las condiciones idóneas para preservar sus órganos, y no tiene que sufrir enfermedades que puedan poner en riesgo la vida del paciente trasplantado. En esta situación los profesionales de intensivos tienen un papel fundamental.

Conseguir que los cuidados intensivos al final de la vida orientados a la donación sean una práctica habitual y homogénea en todas las UCI de nuestro país. Este es el objetivo de la Guía, elaborada por expertos del ONT y de la SEMICYUC, que incluye una serie de recomendaciones para los médicos intensivistas. Su aplicación permitiría incrementar en un mínimo de un 10% la donación de órganos, con el consiguiente beneficio para los pacientes en lista de espera para trasplante.

La nueva Guía define los Cuidados Intensivos Orientados a la Donación (CIOD), aborda el marco legal, deontológico y ético que les ampara, el momento en que tienen que plantearse, los aspectos relativos a la entrevista con la familia y la investigación de los deseos del paciente, así como al cuidado del paciente en UCI, asegurando en todo momento, su dignidad y confort. También aborda la identificación del paciente con daño cerebral catastrófico como posible donante cuando se ha desestimado tratamiento curativo por parte de un equipo multidisciplinar que tiene que actuar de manera colegiada y de acuerdo con el conocimiento científico actual.

En España, la donación de órganos se plantea de forma habitual a todo paciente que fallece en situación de muerte encefálica y no presenta contraindicaciones médicas para ser donante. Además, hay que destacar el éxito del programa de donación en asistolia (tras fallecimiento por parada cardiorrespiratoria irreversible), que se ha convertido en una de las vías más claras de expansión de la donación en nuestro país. Este tipo de donación, que ya se realiza en más de 80 hospitales de todo el territorio, representó el año 2016 cerca del 25% del total de donantes, porcentaje que previsiblemente seguirá aumentando en los próximos años.

El documento conjunto del ONT y la SEMICYUC se fundamenta en las recomendaciones de la OMS para conseguir la autosuficiencia en órganos disponibles para trasplantes, recogidas en la Resolución de Madrid, así como en recomendaciones de sociedades científicas nacionales e internacionales, en las que se establece que la donación de órganos tiene que formar parte integral de los cuidados al final de la vida.

Convertirse en donante efectivo de órganos no es fácil: en los países desarrollados sólo entre el 1 y el 3% de las personas que fallecen en un hospital, acaban siendo donantes de órganos.

Destacamos